20 septiembre 2015

[Guía gratuita] Todo lo que debes saber sobre el uso de imágenes en la red



Un bebé de anuncio riendo a carcajada limpia, un gatito travieso con cara de curiosidad, un postre alucinante que se devora con la vista, una chica espectacular de piel tersa y retocada en Photoshop en un estado de infinita felicidad, un paisaje de ensueño para perderse o contemplar eternamente...podría seguir enumerando situaciones divertidas, idílicas o interesantes, plasmadas en preciosas fotografías, hasta las mil de la mañana, pero quiero terminar hoy el post.


Dicen que una imagen vale más que mil palabras y está claro que nuestro cerebro reacciona mucho más rápido a un estímulo visual atractivo que a un simple texto. Las imágenes nos llaman como los cantos de sirena y en la era de Internet, por suerte o por desgracia, las tenemos a nuestra disposición a manos llenas. Basta introducir la palabra clave (gatito, minions, lugares exóticos, tartas espectaculares) y clicar en la opción de imágenes, para que se despliegue ante nuestros ojos un descomunal abanico de posibilidades.


Y entonces, una vez que las hemos examinado al detalle y tenemos clara nuestra elección, agradecemos infinito a la vida, la existencia del botón derecho del ratón, con su venerada opción de "Guardar imagen cómo". Pero, (y aquí viene la parte "fea" del gran poder que nos brinda internet):





demo